miércoles, 25 de marzo de 2015

DIY: 10 tutoriales sencillos con piel

Los detalles en piel en la decoración me encantan. Es un material que da mucha calidez y también, aporta mucha calidad, sube un poco el tono... Pero ya sabéis que no soy mucho de excesos, así que me gusta en su justa medida. Por eso hoy os traigo ideas en piel, pero informales, en color natural que es sin duda mi preferida y SUPER FACILONAS. Vais a ver de todo un poco, para el escritorio, para la casa, para nuestro bolso, o incluso unos patucos (este sí es un poco más difícil). Ahí van todos los tutoriales.




Empezamos con esta cuña para la puerta. No podéis decir que es difícil. Piel y madera. ¿Hay mejor combinación? Tenéis el tutorial  aquí.


Learn how to make a gorgeous DIY door stop wedge with this tutorial from Annabode

Para hacer este bonito juego de fundas, sólo se necesita un poco de piel, hilos de colores y una máquina de hacer agujeros especial para piel. Sin duda creo que merece la pena. Aquí lo podéis ver.


Hartos estamos de verlas por todos los sitios. Tablas de pino natural sujetas por tiras de cuero. Pués aquí tenéis un tutorial.
DIY leather-suspended shelf | Claire Zinnecker for Camille Styles


Estos portadocumentos me tienen fascinada. Si tuviera tiempo no dudaría en hacerme unos cuantos. ¿No os encantan? Visto aquí

Leather File Folders

Unos tiradores como estos quedan bien en casi cualquier sitio. Son perfectos para muebles, pero también quedarían genial en unas cajas. No tienen mucha ciencia, pero los podéis ver aquí


Un organizador perfecto para el escrotorio. Tutorial completo,  aquí

Leather Organizer 7


¿Y estos originales pasadores de corbata? Me encantan. Los encontré  aquí


Una coqueta funda para el pasaporte que nos enseñan a hacer en este enlace.

Sencillo y elgante botellero de piel y madera. Podemos ver  cómo se hace aquí

DIY Wood & Leather Wine Rack @themerrythought
Y terminamos con el tutorial más complicado, pero que no podía dejar pasar. Si sois más mañosos tenéis que probar a hacer esta maravilla. Este es el tutorial, con patrones, fotos y todo.


DIY Leather Baby Boy Boots - Free Pattern + Tutorial - Delia Creates (12)




Falafel en pan de pita, con lechuga, salsa de yogur y queso Feta

El falafel es una especie de albóndiga de garbanzos típica de la cocina árabe que tiene su origen, probablemente en la India, pero que actualmente se pueden comer en todos los restaurantes turcos de comida para llevar y en muchos vegetarianos.

La primera vez que yo lo probé fue en Amsterdam, en un viaje que hice con mi hermana hace ya unos cuantos años, cuando ella vivía en Londres. Como sabe que yo casi no como carne, me dijo delante de un restaurante: "Isa, eso que hay ahí es falafel, unas albóndigas de garbanzo que te van a encantar. Pruébalas". ¡¡Mirad que lío!! Un plato árabe, servido en Amsterdam, por recomendación de una española, que lo había comido en Londres... Es lo que tiene la globalización.

Pués como suponía mi hermana, fue amor a primer bocado. Desde entonces lo he comido mogollón de veces, pero esa primera vez fue así, en un pan de pita, con lechuga y mucha salsa de yogur.


El falafel original, lleva cilantro y mucho ajo y cebolla, pero a mi me gusta más suave, con cebolleta, un poco menos de ajo y con perejil en lugar del cilantro. Pero lo dejo a vuestra elección.






Ingredientes:

400g de garbanzos
1 cebolleta
2 dientes de ajo
1 rama de perejil fresco
Sal y pimienta
Comino molido
Un puñado de semillas de sésamo
1 cucharadita de levadura química
Harina


Lo primero que hay que hacer es dejar los garbanzos a remojo desde el día anterior. Los dejamos recudir bien. Yo incluso los pongo un ratín sobre papel absorvente para que eliminen todo el agua posible. Los trituramos y reservamos. Con una batidora, trituramos la cebolleta, con el ajo, el perejil y la levadura y condimentamos con la sal, la pimienta y el comino. Lo mezclamos bien con los garbanzos picados y hacemos una bola con la masa. Lo dejamos, al menos una hora, tapado con un trapo en un lugar fresco y seco, para que nos queden más esponjosos. Pasado ese tiempo, vamos haciendo bolitas con las manos mojadas. Yo utilizo una cuchara de hacer bolas de helado, para que queden todas parecidas. Si veis que os queda muy húmedo, podéis añadir un poco de harina (mejor de garbanzo) y a continuación, espolvoreamos con un poco de sésamo y las aplastamos un poco. Freimos en abundante aceite caliente.

Se pueden comer tal cual, con un poco de salsa de yogur o en un pan de pita, con lechuga, tomate y queso Feta, que es como mejor están. Espero que os animéis. Otra forma de comer legumbre. ;) ¡Ah! y son perfectas para congelar. Yo siempre hago unas cuantas, las coloco sobre una tabla en el congelador y cuando ya están duras, las guardo en bolsitas herméticas. Se pueden freir tal cual, no hace falta descongelarlas.














martes, 24 de marzo de 2015

Un pequeño apartamento de 48m2 con dos alturas

Un pequeño apartamento a dos alturas con super acogedor y elegante. Los artífices de esta cuidada decoración llevan menos de dos años viviendo en esta casa y además están de alquiler, lo que tiene más mérito. Ya sabéis que este es el estilo que me gusta a mi, con paredes blancas, muebles en madera con cierta personalidad, bajo presupuesto... ¡¡¡y mucho estilo!!! Un montón de piezas de Ikea y una buenísima solución en el dormitorio para tener su propio despacho oculto por una sencilla cortina. No dejéis de prestar atención ;)











































Visto aquí




lunes, 23 de marzo de 2015

viernes, 20 de marzo de 2015

Algunos consejos para tener un huerto en el balcón.

Hoy empieza la primavera, y no hay mejor manera de celebrarlo que manchándonos las manos con un poco de tierra y haciendo nuestro propio huerto.

Lo de tener un pequeño huerto en casa es algo fascinante, tanto para los mayores como para los más pequeños. Cultivar tus propias verduras y luego comértelas es algo super satisfactorio y muy educativo para los niños. Si tenemos una casa de campo, no hay problema, pero para los que vivimos en la cuidad tener un pequeño huerto es más fácil de lo que parece.


La alternativa más sencilla y que va bien en cualquier casa, sea del tamaño que sea y con cualquier orientación, es la de cultivar plantas aromáticas. No necesitan mucho espacio y hay para todos los climas. Yo las uso muchísimo en la cocina y muchas veces son las que hacen que nuestros platos queden especialmente buenos. Una albahaca fresca en una pizza, un poco de menta en una limonada para los niños o tomillo en una ensalada serán los broches perfectos.



Visto aquí


Visto aquí


El siguiente paso es pasar a verduras de más envergadura. Lo ideal, entonces, es tener unas horas mínimas de sol directo (unas 4) para que las plantas crezcan vigorosas y los frutos salgan sabrosos. Si no tenéis mucho espacio, podéis plantar un par de lechugas, o una planta de fresas (si están a gusto darán un montón de fresas). Hombre, no pretendemos tener producción  para todo el año... Pero conseguir una lechuga a partir de semillas, viendo todo el proceso, será algo super divertido para los niños.



Visto aquí



huertos_urbanos_16

Visto aquí


Si tenéis un balcón grande y vais a poner contenedores mayores, tened cuidado con no sobrecargarlo y colocad las plantas más pequeñas delante para que no se den sombra unas a otras.



Visto aquí


Es recomendable usar sustratos y abonos naturales. Son más caros, pero no hay comparación. Además, si nuestro huerto es pequeñín, no supondrá una gran inversión.


Visto aquí


Visto aquí



Es muy importante no regar cuando esté dando el sol. La mejor hora es al atardecer.


huertos_urbanos_6
Visto aquí


Y por último, controlad las plagas. Cuanto antes las detectemos, será más fácil acabar con ellas. Hay un montón de técnicas ecológicas para mantenerlas a raya, así que investigad un poco o preguntar en las tiendas especializadas.





Visto aquí



Visto aquí



Y para terminar, una recomendación, este maravilloso libro que da un montón de recetas para hacer con lo que nosotros mismos podemos cultivar: mousse de chocolate y menta, muffins de zanahoria y naranja, merengue con fresas... y un montón más. Lo podéis conseguir aquí








jueves, 19 de marzo de 2015

5 fotos que definen a mi padre ¡¡Feliz día del Padre!!

La entrada de hoy va dedicada a mi padre, como no podía ser de otra manera. Un hombre noble al que adoro, buen compañero de viajes y mejor abuelo de mis hijas. Un hombre con el que pasar un buen rato, al que merece la pena escuchar y al que queremos (todos) un montón. 

Si mi padre fuera una habitación de la casa, sería sin duda un confortable salón con una gran librería, una habitación llena de libros, de las temáticas más variadas: de novelas de ciencia ficción o histórica, de manuales de pintura o de música, de clásicos de la literatura o de las últimas novedades (eso sí, en edición de bolsillo ;)) También estaría llena de vinilos de música clásica, jazz, rock,  pop y ópera. Y por supuesto, llena de álbumes de fotos de todos nosotros. Además, siempre habría algún recuerdo familiar entre sus libros, de esos que yo sé que le transportan a su infancia y que a él le gusta conservar como verdaderas joyas.


Visto aquí


Si lo tuviera que definir con un mueble, lo haría con un buen sillón, con el  de Eames. Una pieza clásica y noble, que nunca se pasa de moda y que gana con los años. Un mueble que queda bien en cualquier ambiente, y que lo mismo lo ponemos en un gran salón que en un humilde apartamento de estudiantes. 


Visto aquí



Un accesorio de la casa, un bonito flexo de escritorio. Le encantan las lámparas, de él aprendí la importancia de la iluminación ambiental en la decoración, y un flexo de escritorio creo que es el que mejor lo define. No olvidaré la de tiempo que pasamos mi hermana y yo a la luz de un flexo hipnotizadas viendo como manejaba los pinceles... Y hablo en pasado porque últimamente no ha vuelto a pintar nada... Se ha vuelto un poco perezoso .. :(


Visto aquí



 Si lo tuviera que definir con una de mis recetas, sin duda serían mis cebollas rellenas de bonito (tenéis aquí la receta). Un plato tradicional, típico asturiano y que requiere tiempo y mimo.





Y si fuera un destino, creo que podría ser Lisboa, una ciudad con mucho encanto, algo bohemia y evocadora, romántica y sin grandes pretensiones. Un lugar donde creo que volvería con mi madre, en una escapadina los dos solos, para recorrer sus calles desde por la mañana y hacer pequeñas paradas por sus encantadores bares, entre copas de vino y charlas interminables. 






Bueno, Papá, espero que te guste (que sé que me lees), este es mi pequeño homenaje en el día de hoy. Un besín.









miércoles, 18 de marzo de 2015

Anothha y su maravilloso trabajo en crochet

Descubrí a Anothha por casualidad, a traves de Amaya y su maravillosa cuenta en instagram. Desde el primer momento me enamoró su trabajo. Ana, que así se llama su alma máter,  no hace muchas cosas, está especializada sólo en alguans piezas que hace con una delicadeza y un saber hacer que yo no dudé ni un momento en ponerme en contacto con ella para conseguir alguna. Debo decir, que además es un encanto, el servicio fue de 10 y siempre es un lujo contactar con ella para lo que sea. Gracias Ana por todo.

Os dejo su cuenta en instagram, que es donde mejor podréis ver su trabajo y apreciar su buen gusto. Yo me puse en contacto con ella a través de ella y a partir de ahí fue coser y cantar.












Y estas son las fotos que hice yo de mi humilde pedido. Veréis que todos los detalles están cuidados al máximo. 
















LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...